Continuamente hablamos de mascarillas y éste tipo de productos, pero hoy voy a contaros cual es el que más os conviene dependiendo de cada tipo de cabello.

Las personas que tienen el cabello fino suelen ser un poco reacias a usar mascarilla, porque pueden dejarlo más pesado y con menos volumen, por ello, lo ideal es utilizar una fórmula rica en aminoácidos y proteínas que no aportan grasa pero reconstruyen las fibras, lo refuerzan, revitalizan y aportan cuerpo (Por ejemplo, Masque Fleurs de Jasmin de Leonor Greyl)

Un cabello rizado tiende a encresparse, a enredarse con mucha facilidad, por ello hay que utilizar una mascarilla que nutra desde lo más profundo, que mantenga la humedad natural del cabello sin perder brillo ni forma. Los aceites naturales son una buena idea para éstos casos (Por ejemplo, Masque à L’Orchidée de Leonor Greyl)

Un cabello frágil o dañado tanto por tintes, permanentes, desrizados o secador, como por las agresiones del tiempo, necesitan mascarillas muy hidratantes, lo mejor para que no perjudiquen más, es que lleven ingredientes naturales, por ejemplo, el de coco o nuez de manketti.

 

Si tenemos el cabello seco o encrespado, también es necesaria una hidratación profunda, además tenemos que mejorar su aspecto que no suele estar muy bien. Una recomendación ideal sería Crème Régénératrice, formulada con algas, minerales revitalizantes y aceites naturales emolientes.

Por último, para un cabello teñido, además de hidratar, queremos que el color se mantenga perfecto el mayor tiempo posible, necesitamos un producto que prevenga la oxidación y proteja de los rayos UV. Lo podemos conseguir con ceramidas y proteínas vegetales.

La clave para que la mascarilla haga el mejor efecto sobre el cabello, es elegir la adecuada al mismo.

Anuncios