En múltiples ocasiones hemos hablado de los tintes con o sin amoniaco, de los con amoniaco ya vimos todos los pros y los contra y hoy vamos a verlo todo de los que no llevan éste químico.

La misión del amoniaco en peluquería es que “abre” la fibra capilar para que los pigmentos del tinte puedan penetrar mejor y llegar al interior del cabello, haciendo así que el tinte quede “permanente”.

La principal ventaja de usar tintes sin amoniaco es que no perjudican al cabello, no lo resecan ni lo dañan, aportan más brillo y no hacen que la humedad natural del cabello se pierda, además también son cuidadosos con el cuero cabelludo, así, no producen picor ni escozor. La principal desventaja es que al no llevar amoniaco no pueden aclarar el cabello.

Antes, el producto no llegaba a fijarse en la médula del cabello, sino que quedaba fijado en las capas superficiales (los llamados tintes vegetales o semi permanentes) por eso, iban perdiendo color con los lavados y duraban menos tiempo que los tintes con amoniaco, pero su color quedaba más natural y cubrían perfectamente las canas. Ahora utilizan además de aceites vegetales, sustancias alcalinas de las que poco se sabe y que tienen lenta volatilidad, lo que permite que el color dure mucho más llegando a ser algunos casi permanentes. Además hay cartas de color muy extensas.

Imagen: Classtetica

Ya prácticamente todas las fábricas de productos de peluquería disponen de tintes sin amoniaco, pero cual es el mejor??

Más bien, yo diría, ¿cual es el que más nos conviene?, ya que cada casa pone lo mejor de sí para crear sus productos con su eficacia demostrada y yo no voy a desvalorar ninguno de ellos, la clave es usar el que más se adapte a nuestro tipo de cabello, a nuestros deseos y necesidades, y así, poder ver esos buenos resultados.

Vamos a examinar un poco y rápidamente algunos de los que se pueden encontrar hoy en día y que he probado, por lo que os puedo contar de primera mano:

  • Olia de Garnier: (sobre 6.50€, aunque antes costaba bastante más) su resultado inicial nos gustó mucho, su color y brillo, las manchas se eliminaban muy fácilmente, pero sin embargo, la duración fue corta, las canas enseguida se volvieron a notar, y el color se estropeó en pocos lavados. Mira la reseña completa.
  • Optima de Llongueras: (sobre 7.20€) Por su composición llega a ser permanente, el envase cómodo para aplicar, el resultado muy suelto, brillante, natural, las canas las cubrió bastante bien, y la duración normal. El contra que le vimos es que trae dos sobres, uno con champú y otro con mascarilla, los cuales vienen muy mal repartidos, el champú trae muy poca cantidad y la mascarilla trae muchísima, cuando en mi opinión debería de ser al contrario.
  • Casting Créme Gloss de L´Oreal: (Sobre 6,75€) “La fábrica de chocolate”, todos los tonos divididos en 3 gamas, chocolate negro, chocolate picante y chocolate almandrado”, aunque tienen una gran variedad de colores. Su envase viene bien trabajado, con aplicadores de calidad y cómodos, la cantidad engaña, parece que hay poco pero hay suficiente para una media melena. Contiene un pequeño botecito de acondicionador que me gustó mucho, al igual que su olor, nada fuerte y bastante dulce. El acabado quedó bastante bien, el color muy bonito, bastante natural con mucho brillo y muy suave. La cobertura de canas es buena y su duración de unos 28 lavados aproximadamente. Sin duda, uno de los que más me han gustado.
  • Palette Perfect Gloss Color de Schwarzkopf: (Sobre 4.10€) Con tecnología “multicapas”, durante su aplicación va creando capas de color, que hace que el color dure más (entre 24 y 28 lavados) y así no perderá ni brillo ni tono. El color queda brillante, muy natural y huele muy bien pero no tiene una gran cobertura de canas. Tiene bastante poco producto, por lo que es fácil que tengas que comprar 2 botes y al final no salga tan barato. En nuestro caso, la duración no fue tanta y más o menos al mes empezamos a ver desmejorado el color.
  • Prodigy de L´Oreal: (sobre 7.25€) Tinte permanente sin amoniaco tecnología micro-aceite. Un tinte diferente con una manera de preparar característica. No produce picores, el resultado queda muy natural con cobertura total de canas. Aporta mucha suavidad y mucho brillo. Éste tinte también nos gustó bastante.

Aquí puedes ver otras reseñas de tintes sin amoniaco.

Como siempre os digo, porque a nosotros nos vaya bien o mal un producto, no tiene porqué ir igual a otras personas, en el caso de los tintes depende de la calidad del cabello, de los productos que ya lleves en él, del estado del organismo en ese momento… pero siempre nos gusta darnos una idea, verdad?

Os veo pronto!

Anuncios