La enzimoplástia es un tratamiento hidratante y nutritivo que se puede hacer en el cabello después de verano, además de ser también un tratamiento alisador, similar a la taninoplástia, pero con algunas diferencias.

Los dos son tratamientos naturales, que no perjudican para nada al cabello, pero para cada uno de ellos se utilizan diferentes ingredientes ya que en la enzimoplastia lo que se usa son enzimas de cortezas de árbol, frutos, vitaminas y minerales, que se juntan con ácido tánico, sin embargo, en la taninoplástia, el principal ingrediente es el Tanino. (El ácido tánico está compuesto en gran medida por glucosa, tiene propiedades antioxidantes y astringentes, que en grandes cantidades puede ser muy perjudicial para la piel, incluso llegando a causar la muerte, pero aplicado en pequeñas cantidades y correctamente como en el caso de éstos tratamientos, tienen muchísimas buenas propiedades).

La combinación que hacen en éste tratamiento (mezclando con aceite de argán y colágeno natural) hace que se forme una cadena proteica que gracias al calor que se aporta al usar la plancha, se adentra mucho más en el cabello que con otros tratamientos, y así, queda mucho más liso, reparado, hidratado y brillante sin modificar la estructura del cabello.

Es un tratamiento que dura sobre 30 minutos y cuesta unos 150,00€ (en la peluquería Blow Dry Bar) indicado para los cabellos castigados, deshidratados, porosos, secos, estropeados, que se parten o que se han expuesto mucho al sol, por eso es el tratamiento ideal para recuperar el cabello después del verano. Además de durar sobre 6 meses, te puedes teñir sin problema, por lo que genial, eso si, tienes que ponerte en manos de profesionales que sepan hacerlo bien para obtener buenos resultados.

Te animas??

 

 

Anuncios