Muchas veces hemos hablado de productos y trucos para recuperar un cabello dañado, bien por el uso de químicos, al haber aplicado demasiados productos, la exposición a los rayos del sol, el cloro de las piscinas, el aire frío del invierno o lo que sea, el caso el que el cabello se estropea, las puntas se abren y es muy difícil de recuperar aunque apliquemos productos específicos. Esto es lo que me ha pasado a mí ésta temporada, especialmente a causa de la permanente que es uno de los procesos más fuertes que puedes hacer en el cabello y me estropeó bastante las puntas. Si a ésto le añadimos el uso diario de productos para los rizos, los efectos del verano y el estrés, llegamos a un punto en que no miento si os digo que no podía ni peinarme, con lo que encima me arrancaba cabello y junto a la caída que ya tenía, poco pelo me iba quedando… por lo tanto, poco volumen.

Había que dar un paso drástico y sanear ésto, así que me puse una tarde y éstos son los pasos que seguí:

  1. Lavar el cabello con el champú que estés usando, en mi caso, ahora mismo estoy probando el de Oriflame para cabello graso “Love Nature”, hacer 2 lavados.
  2. Aplicar una mascarilla nutritiva que sea adecuada a tu tipo de cabello. Yo he aplicado la nata capilar de Voltage Cosmétics, tanto en el pelo como en el cuero cabelludo, dejándola actuar unos minutos.
  3. Aclarar bien el cabello y secar con una toalla sin frotar.
  4. Ve desenredando poco a poco, mechón a mechón sin dañar.
  5. Aquí llega el paso más importante y con el que hay que  atreverse, el cortar! no nos engañemos, ningún cabello dañado se arregla mejor que cortando, lo que sea necesario, en mi caso, entre 10 – 12 cm. Si no os atrevéis a hacerlo vosotras o no os “apañais”, podéis ir a la peluquería y que os lo hagan allí.
  6. Aplica un serum o un aceite de medios a puntas, en mi caso, he puesto el fluido de Argán de Nirvel.
  7. Si vas a proceder a secar con secador, pon un protector de calor, yo no lo suelo secar, dejo que se seque solo, pero apliqué la espuma de Garnier hidra rizos perfectos, para definirlos.

El cambio queda a la vista, nada drástico, pero mucho más sano, por la parte de arriba he cogido volumen y ahora es mucho más fácil de peinar sin arrancarme prácticamente nada, las puntas mucho más sanas. De color como veis me queda poco o nada, ya os lo contaré otro día.

 

 

Anuncios