En muchas ocasiones hemos comentado que el exceso de rayos solares puede afectar de varias maneras a nuestro cabello, y hoy vamos a profundizar un poco más en el tema viendo qué le pasa diariamente si no lo protegemos del sol.

Adolfo Remartínez, creador de Nuggela & Sulé, dedicados al cuidado de la piel y del cabello con remedios naturales y tradicionales, nos ha explicado de qué manera afecta el verano a nuestro cabello:

  • Desde el primer día se notan los efectos de la arena y del viento haciendo el cuero cabelludo más sensible y causando el inicio de pérdida de color. El viento hace que la cutícula se desgaste y se produzcan más enredos.
  • Para poder mantener a raya el encrespamiento, se necesita planchar muy a menudo o hacer bastante uso del secador, lo que consigue que el cabello se resienta y se estropee.
  • Desde el cuarto día, el cloro de las piscinas y los rayos UV hacen que el PH del cabello se modifique.
  • A partir del quinto día, los efectos de la arena y el cloro afectan al cabello haciendo que se vuelva bastante frágil.
  • El color se empieza a modificar de manera notable el sexto día a causa del hierro, cobre y el cloro del agua de la piscina.
  • La sal marina se cristaliza facilitando la rotura del cabello y abriendo las puntas.
  • A partir del octavo día, se empiezan a perder lípidos y las fibras comienzan a ser más quebradizas.
  • En el noveno día, los colores del cabello ya se empiezan a notar con tonos verdosos o anaranjados.
  • Los mayores estragos llegan al décimo día cuando la queratina está en muy mal estado, el cabello totalmente quebradizo, seco, frágil…

Que se puede hacer???

  • Es muy importante aplicar hidratación cada vez que se lave el cabello, con acondicionadores diarios o mascarillas semanales o quincenales según haga falta.
  • No olvides utilizar un protector del calor cada vez que vayas a exponerte al sol o cada vez que vayas a utilizar la plancha o el secador.
  • Utiliza aceites esenciales para nutrir el cabello, puedes elegir por ejemplo, aceite de chia, de Argán, almendras…
  • Protege el cabello lo máximo posible de los rayos solares, usando pañuelos, sombreros, paraguas, pamelas, gorras…
  • Es posible que después del verano necesites un tratamiento intensivo para que el cabello vuelva a su estado normal, puedes elegir un tratamiento con keratina o alguno que te recomiende tu peluquero habitual después de examinar cómo ha quedado tu pelo.

 

Anuncios